¿De qué hablamos cuando
hablamos de discapacidad?



¿Por qué hablamos de “personas con discapacidad”?



Son “Personas con Discapacidad, quienes tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diferentes barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.”

Art. 1 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (Aprobado en 2006 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y en Argentina en 2008 a través de la Ley 26.378).

Fue necesario anteponer la palabra persona para tomar conciencia de que nos referimos ante todo a una persona y su condición de discapacidad no puede eclipsarla o definirla. Es persona, sujeto de derechos y obligaciones como cualquier otra.


¿De qué “NO” hablamos cuando hablamos de discapacidad?



No hablamos de discapacitado, ni de capacidades diferentes, ni de necesidades especiales: ya que todas las personas tenemos capacidades y necesidades diferentes, porque todos somos diferentes.

No hablamos de enfermedad ya que la discapacidad es una CONDICIÓN permanente que acompaña a la persona.

Siguiendo a la Convención, definimos a la discapacidad como parte de la condición humana. Esto significa comprender que la humanidad es diversa y dentro de esa diversidad se incluyen las personas con discapacidad. De modo que no se piensa desde un modelo binario, donde lo que no es considerado una persona “normal”, pasa a ser “anormal” y debe ser normalizado/rehabilitado para poder ser “insertado” en la sociedad. Ahora proponemos entender a la humanidad teniendo en cuenta que todos somos diferentes y que la discapacidad es una diferencia más entre otras.


¿Qué es la discapacidad?



La Convención en su preámbulo establece: “La discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan la participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás”.

Discapacidad es lo que ocurre cuando las necesidades funcionales de una persona no son tenidas en cuenta por el entorno físico y social en el que vive, poniéndolas en una injusta situación de desventaja e inequidad, que se convierte en una responsabilidad social, en la que todos estamos involucrados.

Esta perspectiva nos invita a pensar cómo las barreras actitudinales/ideológicas de las personas y físicas del entorno pueden o no promover la inclusión de personas con discapacidad en la sociedad y en cómo estas atraviesan situaciones que vulneran sus derechos.

La discapacidad surge en la interacción de las personas con otras personas o con las cosas. Este es el enfoque que propone el modelo social de la discapacidad, en donde la interacción con los entornos puede generar diversas barreras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe las barreras como “factores en el entorno de una persona que, cuando están ausentes o presentes, limitan el funcionamiento y crean discapacidad”.


Son las más básicas y contribuyen al desarrollo de otras barreras. Por ejemplo: Estereotipos: las personas a veces estereotipan a aquellas que tienen discapacidades, al asumir que su calidad de vida es mala o que no están sanos debido a sus deficiencias. Estigma, prejuicio y discriminación: las personas pueden ver la discapacidad como una tragedia personal, como algo que se tiene que curar o prevenir.
Son las que enfrentan personas con discapacidad que afectan la audición, el habla, la lectura, la escritura o el entendimiento y que usan maneras alternativas de comunicación
Es todo obstáculo en el entorno estructural que dificulte, impida o bloquee el desplazamiento o acceso a un espacio a una persona.
Condiciones en que las personas nacen, crecen, viven, aprenden, trabajan y envejecen que pueden generar barreras para las personas con discapacidades.


¿Cómo superamos barreras?



Informándonos, reflexionando antes de actuar, desarrollando la empatía y teniendo presentes conceptos claves como: Diseño universal: implica que todos los productos, herramientas, entornos y espacios estén pensados y puedan ser utilizados por la diversidad de personas que viven en la sociedad. Diversidad consiste en considerar y respetar las capacidades y necesidades de cada persona, ya que no hay dos personas iguales. Hay tanta diversidad como cantidad de personas en la sociedad y cada una de ellas hace su aporte enriquecedor desde su propia condición y singularidad.


¿Cuál es la importancia de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad?



En 2006 se crea la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad para garantizar el acceso a los mismos derechos y oportunidades que el resto de la sociedad.
A las personas con discapacidad se les niegan a menudo oportunidades de trabajo, escolarización y plena participación en la sociedad, lo cual constituye un obstáculo al desarrollo y bienestar de la persona, su familia y de toda su comunidad.

En el mundo hay al menos 650 millones de personas con discapacidad.
La Convención es un tratado de derechos humanos elaborado por representantes de la comunidad internacional (personas con discapacidad, funcionarios gubernamentales, representantes de organizaciones no gubernamentales y otros) para cambiar el modo en que son vistas y tratadas.

La Convención abarca muchos aspectos en los que pueden surgir obstáculos, tales como el acceso físico a los edificios, calles y transportes o el acceso a la información a través de los medios impresos y electrónicos. Asimismo, trata de reducir la estigmatización y discriminación, que se encuentran a menudo entre los motivos por los que las personas con discapacidad se ven excluidas de la educación, el empleo, la salud y otros servicios.

Por primera vez existe un instrumento internacional jurídicamente vinculante que garantiza que los Estados que lo han ratificado fomentarán y protegerán los derechos de las personas con discapacidad .

A continuación, dichos Estados procederán a la aprobación de sus propias legislaciones nacionales sobre derechos civiles destinadas a mejorar la vida de esas personas.
 
En el artículo 1, establece: “El propósito de la presente Convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad y promover el respeto de su dignidad inherente”.
Ver más


Legislación argentina vinculada con la temática



Ley N° 22.431: Establece un sistema de protección integral de las personas con discapacidad, tendiente a asegurar su atención médica, su educación y su seguridad social.

Ley N° 24.314: Accesibilidad de personas con movilidad reducida. Fue sancionada el 15 de marzo de 1994, modifica a la ley N° 22.431 y establece la prioridad en la supresión de las barreras físicas en ámbitos urbanos arquitectónicos y del transporte; entiende la accesibilidad como la posibilidad de las personas con movilidad reducida de gozar de adecuadas condiciones de seguridad y autonomía. Ver más

Ley N° 24.452 (Ley de Cheques): Establece una fuente de financiamiento exclusivamente para programas de atención integral a personas con discapacidad.

Ley N° 24.901: Sistema de prestaciones básicas en habilitación y rehabilitación integral a favor de las personas con discapacidad. Fue sancionada el 05 de noviembre de 1997.Ver más

Ley N° 25.504: Establece que el Ministerio de Salud es la autoridad en cuanto a generación y expedición de Certificado Único de Discapacidad.

Ley N° 26.378, Incorpora a la normativa nacional la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo. Fue sancionada el 21 de mayo de 2008. Ver más

. Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en versión historieta, CONADIS – UNICEF: link

. Protocolo de Acceso a la Justicia de las personas con discapacidad link para descargar en pdf


Estadísticas sobre discapacidad en Argentina



Según el Censo de 2010, en la Argentina hay 5.114.190 personas con discapacidad, lo cual representa cerca del 13% de la población. Sin embargo, hoy en día no existen estadísticas que reflejen con precisión la realidad de las personas con discapacidad en Argentina. En el último Censo Nacional el relevamiento sobre discapacidad se produjo sólo en el formulario ampliado, entregado aleatoriamente, por lo cual no todos tuvieron la posibilidad de informar si en su casa vivía alguna persona con discapacidad. Es fundamental tener estadísticas fiables y actualizadas sobre discapacidad para visibilizarla, garantizar el cumplimiento de los derechos de personas con discapacidad y diseñar e implementar políticas públicas.