Hagamos Contacto

 

Toda situación comunicativa implica que dos o más personas Hagamos Contacto. En este encuentro se ponen en juego habilidades no solo comunicacionales e intelectuales sino y, por sobre todas las cosas, el animarse a superar la incertidumbre de abordar a un otro que no conocemos y que reconocemos diferente a uno.
Hacer contacto con personas con discapacidad implica vincularse de la misma manera que con cualquier otro: respetándolo, valorando sus capacidades y aportes, promoviendo su autonomía y brindándole igualdad de oportunidades, siempre teniendo en cuenta los apoyos que resulten necesarios por su condición de tener una discapacidad.
En muchas ocasiones, lamentablemente, el desconocimiento sobre la discapacidad puede resultar una barrera para la inclusión.

Es por ello que consideramos importante compartir a modo de ejemplo buenas prácticas generales para facilitar la inclusión de personas con discapacidad como valor en toda la sociedad:

  • Dirigirnos a la persona con naturalidad.
  • Nunca tomar decisiones por la persona.
  • Consultarle si necesita algún tipo de apoyo o ayuda y respetar su decisión.
  • Si no necesita ayuda no obligarlo a recibirla ya que puede no necesitarla.
  • En caso de que necesite ayuda o apoyo, preguntarle de qué forma ya que cada persona es distinta y sabe de qué manera acostumbra desenvolverse.
  • Evitar la sobreprotección y la excesiva ayuda ya que implica no respetar la capacidad, autonomía y decisiones de la persona.
  • A las personas con discapacidad adultas, hay que tratarlas de acuerdo a la edad que tienen, sin infantilizarlas.
  • Es necesario conocer cuáles son los ajustes razonables y/o ayudas técnicas que necesitará la persona con discapacidad. Para eso, se sugiere consultarle si es la primera vez que participa en la actividad que se lleva a cabo para anticiparle los pasos y/o etapas si fuese necesario, con el objetivo de que en forma conjunta se pueda evaluar el tipo de ayuda que necesitará (si es que lo necesita).
  • La descripción del entorno y las actividades son importantes para organizar a las personas, dependiendo del apoyo que planteen necesitar.
  • No existen palabras tabú. Siempre que se trate con respeto a la persona, por ejemplo, a una persona ciega se le puede decir “nos vemos después”.
  • Tener en cuenta los tiempos individuales, es tener presente que estamos atendiendo a la diversidad de personas. No hay que ser impacientes si una persona con discapacidad requiere más tiempo para llevar una acción o proceso comunicativo.

 

Video: “Lo incorrecto” Una nueva mirada hacia la discapacidad.


Fundación Prevent intenta poneros en la piel de las personas con discapacidad a través de este video en donde partimos de situaciones tan absurdas que hasta resultan divertidas pero que quieren provocar un cambio importante: una nueva mirada hacia la discapacidad y la conciencia de que la peor barrera a superar está en cada uno de nosotros, en una mirada equivocada, en una exageración de la ayuda ofrecida, en nuestros miedos y preconceptos.

* video propiedad de Fundación Prevent